viernes, 11 de abril de 2014

Recordando un proyecto memorable

Si tuviera que recordar un proyecto de aula significativo para mí creo que este proyecto "¿Quién dijo miedo?", sería el elegido. La razón no es porque sea mejor o peor que otros, no porque los alumnos se implicaran más o menos; no, para nada.
La razón está en la compañía entre iguales. Y es que el hecho de coincidir con un par de maestras que tiene la misma, o más, ilusión por hacer las cosas de otra forma. Una, con una sensibilidad especial y, la otra, con una energía desbordante. Las dos, por apostar por eso que llaman aprendizaje activo, por romper la rutina, por ilusionarte e ilusionar, por sembrar esperanzas e ilusiones. Si a eso le sumamos el punto de incorfomismo de otro que andaba por ahí, con ciertas ideas claras y cabezón como el solo,  pues... pasa lo que pasa.
Porque cuando unos maestros -o maestras, ¡que no se enfaden! ;-) estas chicas- entendemos que el trabajo del aula, de "su aula", con sus alumnos, va más allá del libro y de las cuatro paredes, cuando el concepto tradicional de aula se abre, cuando paso de tu aula a la mía y viceversa, cuando... entonces surge cosas diferentes, cosas que hacen escuela, cosas que construyen un colegio.
Pero esto no puede servir tampoco para escudarnos. Porque aun cuando se está solo, también se puede, solo, pero se puede; y por tanto hay que intentarlo y hacerlo. El resto, ya llegarán.
Por eso, dejo unas imágenes. Porque este proyecto fue diferente.
Todo se inica en una clase llena de alumnos con mucho potencial y...
...con tres docentes implicados y trabajando en equipo...
...dispuestos a recorrer un camino diferente...
...para generar aprendizajes...
...que trascienden al aula...
Y de ahí, surgieron más. Pero eso es otra historia y ya habrá tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por aportar.